Una nutrición de arroz glutinoso

Dicen que una imagen cuenta más que mil palabras. 

Pero a veces, una imagen NO vale más que mil palabras.  

Aquí en el centro de Laos, al igual que en Uganda, es increíblemente hermoso. Es casi imposible tomar una mala foto. Las colinas verdes, las flores exóticas, los templos dorados, los barcos coloridos, los monjes con sus túnicas de azafrán, los altos acantilados de piedra caliza y el verde fluorescente de los campos de arroz, Laos es realmente un país precioso. Pero al igual que en África, esta belleza natural puede ser engañosa y enmascarar un hecho preocupante, como la desnutrición.

A los asiáticos del sudeste les encanta el arroz. Es comida reconfortante y crece naturalmente en este clima cálido, húmedo y lluvioso. Específicamente aquí en Loas, la gente AMA el arroz glutinoso, así es, ese es un tipo de arroz, no sale pegajoso accidentalmente. Este alimento básico nacional del arroz glutinoso se consume aquí más que en cualquier otro lugar del mundo. El laosiano típico consume aproximadamente 155 kilos de arroz glutinoso al año, con las manos, porque así lo consumen aquí. Los norteamericanos y los europeos solo consumen 9 kilos de arroz al año, y generalmente con un tenedor aburrido. Los laosianos lo comen en cada comida. No la mayoría de las comidas, CADA comida, todos los días, toda su vida. A veces, se llaman a sí mismos "luk khao niaow" que quiere decir "descendientes del arroz glutinoso". Para los occidentales, esto es divertido e interesante, para la gente de Lao, esto puede ser poco saludable e incluso peligroso.   

Algunos de ustedes han donado amablemente a nuestras campañas / recaudaciones de fondos para filtros de agua, muchas gracias. Yo, siendo el afortunado que llega a entregar, instalar, entrenar y recibir el agradecimiento genuino de los destinatarios, también recibo interesantes obsequios a cambio. Casi siempre, hay una bebida de agradecimiento involucrada. En América del Sur, un regalo de agradecimiento es jugo fresco, en el Medio Oriente, café fuerte o té, en África, una combinación de 80% de leche tibia y 20% de té. 

En Laos, 100% whisky, y por supuesto es whisky de arroz. Lao-Lao hecho en casa, como lo llaman, es poderoso y conocido como el alcohol más barato del mundo y, a veces, causa ceguera.  

La mayoría de los días, empiezo temprano por la mañana con la instalación de filtros y entrenar a los ancianos del pueblo, lo cual viene con compartir un regalo de agradecimiento de dicho whisky con el líder del pueblo. No puedo ser grosero y rechazar lo único que tienen. Más tarde voy a una escuela para una instalación con el director y los maestros, que también viene con un regalo de agradecimiento y más Lao-Lao. De ahí voy a la clínica de salud a hacer demostraciones para el médico y las enfermeras, y más whisky de arroz. Luego, a media tarde, sigue el proceso nuevamente en otro pueblo.  

Es un pequeño milagro que todavía tenga mi visión y logré pasar los días, pero tomaré uno para la humanidad, lo que sea necesario para darles a los niños necesitados del mundo agua sana. :) 

Estos laosianos están muy agradecidos y quieren mostrar su agradecimiento, incluso si todo lo que tienen es arroz. Aquí, aproximadamente el 90% de la población vive de $ 1.25 por día y solo puede permitirse el arroz más barato y ampliamente disponible.  

Desafortunadamente, el arroz blanco no es muy nutritivo, y menos el arroz glutinoso. De hecho, en cuanto a nivel nutritivo, es el más bajo de todos los arroces. El arroz integral tiene fibra, vitaminas, minerales y antioxidantes, el arroz glutinoso tiene solo un componente de almidón, llamado amilopectina, y eso es todo, nada más. Se lava 3 veces y luego se remoja durante varias horas, finalmente se cuece al vapor, no se hierve, esto hace que demore más tiempo en digerir, lo cual supongo hace a los monjes más contentos, ya que generalmente solo comen una vez al día.

Además, las nuevas madres y bebés deben practicar una "dieta restringida,” una tradición aún menos saludable. Consiste en que los recién nacidos apenas amamantados, algunos nunca, consuman solamente arroz glutinoso premasticado durante la primera semana de vida. Durante este tiempo, la madre reposa en una cama de carbones calientes durante aproximadamente un mes después del parto, mientras evita comer frutas y verduras, y solo come arroz con sal. Esta antigua tradición también dice que el bebé recién nacido no debe tomar la primera leche materna, mientras que, por supuesto, la ciencia nos informa que esta leche es en realidad lo más nutritivo para un recién nacido. Todo esto disminuye drásticamente la ingesta de hierro y del zinc y otras vitaminas y minerales, y aumenta específicamente las deficiencias de vitamina B. Aunque esta tradición no tiene ninguna verdad, está tan arraigado a la cultura que de acuerdo a mis amigos algunas nuevas madres renuncian esta práctica solamente tras una fuerte persuasión, y a escondidas de sus familiares y amistades.  

Cuando solo ganas $ 1.25 por día, y el arroz es lo único que puedes pagar, y con tradiciones locas, no es de extrañar que el 60% de los niños laosianos menores de 5 años están desnutridos. Suzanne veía esto todos los días en el hospital infantil donde enseñaba.  

Sí, Laos es hermoso. Tal vez lo más impresionante son las fotos de los arrozales nivelados de verde fluorescente. Parecen de un libro de cuentos o una película. Pero como sabes, a veces una imagen NO vale más que mil palabras.   

La semana pasada, mientras entregaba filtros de agua en el norte de Laos, tuve la oportunidad de dormir en casas rurales tradicionales. Un hombre, que hace 50 años defendía a su país y fue disparado en el hombro por un soldado estadounidense durante la guerra de Vietnam, invitó gentilmente a este estadounidense a su casa y le ofreció un colchón en el piso y le prometió 3 comidas al día de arroz glutinoso. Yo acepté su oferta tan amorosa.

Ya de vuelta en nuestra pequeña ciudad, todas las mañanas a las 6:00 am frente a nuestro apartamento, los monjes novatos pasan caminando y reciben ofrendas diarias de los madrugadores del vecindario que esperan en la calle. Siempre reciben arroz glutinoso. A las 6:40, regresan con tazones llenos de este arroz sin nutrición. Siempre caminaban más rápido de regreso, ya que seguro que tenían hambre y ganas de comer, ya que solo comían una o dos veces al día, y principalmente este arroz glutinoso poco saludable.  

Le pregunté a uno de mis estudiantes de inglés, un joven monje novicio originario de una zona rural de Laos, pero ahora ciudadano urbano, si en lugar de arroz glutinoso preferiría recibir dinero para comprar comida más saludable. Él dijo "¡sí, por supuesto!". Así que le ofrecí el único efectivo que tenía en ese momento, un billete de 50 dólares, con la esperanza de recuperar un poco del dinero. Me miró y dijo, "el cambio viene de adentro".   

Disculpen, esa última parte fue premeditada.  

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.